20 años en Familia

Espero que este año cometas errores. Porque si estás cometiendo errores eso quiere decir que estas haciendo ALGO” – Neil Gaiman (escritor de Coraline)

Pues ALGO hemos hecho durante estos 20 años que nos ha permitido durar… 20 años.

Esa mañana llegué a la oficina a mi hora acostumbrada, 10:00 am, todos y todas se veían radiantes y fabulosos. Aunque todos se encontraban aún trabajando en sus cosas, nadie dejaba de denotar la emoción que les provocaba el día. Y ¡qué día! La foto fue una locura. Los de adelante no nos veíamos, los de atrás estaban muy atrás y entre risas y bromas cada uno de nosotros encontramos nuestro lugar en la foto, como todos los días. Y ahora resulta que hasta salimos en el Reforma, quien lo iba a pensar.

Entonces, con esa chispa de locura que se necesita para trabajar en esta empresa nos llegó Alertín de sorpresa. Vaya que fue una de las más gratas sorpresas del día. Claramente, no sería la última. Al terminar las debidas fotos con iPhones y demás teléfonos inteligentes se anunció la llegada de alguien. Fijamos la vista en el cielo, como quien busca a un héroe y encontramos nuestros uniformes trepando el edificio, cayendo, volando y dando maromas. Fue un espectáculo digno de su audiencia, la cuál incluía vecinos de la colonia y cualquiera que en ese momento pasara por la calle.

Bueno, hasta Cantinflas nos vino a visitar. El momento prosiguió con una sesión de fotos con Alertín y cada miembro de la familia de SERVISEG. Pasados los minutos, se nos movió a el área de dirección en el último piso. Que cosa fue aquello. Un festín para todos los sentidos.

Primero lo primero, las palabras de nuestro presidente Mario Espinosa, que no pueden faltar. En segundo, vinieron los reconocimientos a aquellos compañeros que han estado en nuestra empresa desde su nacimiento.  A medida que se dieron los reconocimientos, se vinieron los sentimientos, uno a uno nos íbamos acordando de los reconocidos. Pues, ciertamente, todos tenemos una historia que contar de cada uno de ellos.

Poco después se nos invitó a la familia directa del presidente Mario Espinosa a acompañarlo al frente. Nuestro director general, mi padre, Daniel Espinosa tenía preparado un último reconocimiento para el hombre que sería nuestro capitán desde 1994. Había sido escrito, un gran discurso para conmemorar el día. Sin embargo, el mayor de los hermanos, sucumbió al sentimiento y sólo logró decir una pequeña parte de lo que tenía preparado. “Un hombre que nos ha enseñado a todos el valor del trabajo…”- Fueron estas las palabras que se quedaron marcadas en todos los que escuchábamos ese día.

Al concluir su reconocimiento, se vinieron las palmas y las lágrimas de un gran orgullo que sentíamos por nuestro jefe, padre y abuelo. Finalmente, hicimos el brindis. No sólo por 20 años de empresa, o por el presidente, ni siquiera por el director general. Brindamos por nuestro trabajo, que día a día nos mantendrá en el rumbo preciso para llegar a otros 20 años más.

¡Salud!